La sutil diferencia entre ser y parecer…

Emma Charlotte Duerre Watson, la actriz y modelo inglesa que iniciara su carrera interpretando a la brillante pero discriminada Hermione Granger, en la serie de películas de Harry Potter, fue nombrada embajadora de UN Women, la agencia de Naciones Unidas para la igualdad e independencia de las mujeres del mundo, con lo cual se unió a Nicole Kidman (nombrada en enero 2006) y a Su Alteza Real, la Princesa Bajrakitiyabha Mahidol de Tailandia (nombrada en septiembre 2008).

Pero como si este hecho, por si solo, no fuese suficientemente excepcional. La joven de tan solo 24 años presentó ante la ONU un discurso que ha sido divulgado por los distintos medios de comunicación y a través de las redes sociales a todo lo largo y ancho del globo. El discurso, que le ha merecido una ingente cantidad de adjetivos que le enaltecen, también le ha llegado a significar recibir amenazas de distintos ordenes.

Admiro su valor y entereza. No le creo tan inocente como para no haber visto que sus palabras tendrían consecuencias. Pero además, si algo hay que reconocerle a Emma, creo que es precisamente la habilidad para suavizar lo espinoso de su contundente discurso, en donde aclara sin dudas ni remilgos «la diferencia entre ser (defensor) y parecer (ser defensor)» de la igualdad de género. Para ello, se valió (inteligentemente) de una sutil estrategia haciendo a un lado términos y vocablos para centrarse específicamente en el hecho o intención concreta de la igualdad de género.

Esto tiene que parar

Seguir leyendo «La sutil diferencia entre ser y parecer…»